El Protegido: El mundo necesita a los héroes (crítica sin spoilers)

Con un thriller intrigante y una muy original historia de origen, El Protegido es una brillante película de héroes liderada por Bruce Willis y Samuel L. Jackson.

Con el análisis hecho ya del final de la trilogía de héroes de M. Night Shyamalan, Glass supuso un gran broche de algo iniciado justo acá. En el 2000, El Protegido, prometía ser otra pieza increíble del aclamado director de «El Sexto Sentido».

El Protegido: Los Héroes antes de los héroes

En el 2000, los héroes ni siquieran pisaban los cines. Tras el fracaso de Batman y Robin (1997), parecía que no valía la pena invertir en ellas. Por eso, podemos alegar que el bajo éxito taquillero se deba a que, justamente, promocionaron otra cosa a lo que había en realidad. El «Sexto Sentido 2» jamás llegó y dolió a la gente que se topó con un thriller más de acción y sobre «frikis» del cómic.

Aunque lo que en otra época es olvidado es reivindicado tarde o temprano. El Protegido es identificable como una de las mejores cintas del director y del subgénero. Y su toque de suspenso con la historia clásica del héroe no podía ser mezclado de mejor manera.

La misma historia, pero diferente

El Protegido, con la gran actuación de Bruce Willis, empieza de una forma más que enigmática. Su inexplicable supervivencia abre un poco la posibilidad de revivir la magia de su premiada cinta sobre muertos, pero ese nobes el rumbo. La melancolía y el tono opaco que nos pone Shyamalan de entrada son piezas a destacar para el resto del film.

Con la llegada del extraño Elijah Price, en un sobrebio papel de Samuel L. Jackson, es donde el verdadero objetivo de la cinta se revela. Tanto Price como David Dunn, en escenas de total quietud pero de tremenda maestría narrativa, nos magnetizan para comprender una naturaleza, a priori, sencilla como la que reina en los cómics y el «bien y el mal».

Pero el giro, al menos en lo psicológico, que de eso no es lo único que se trata la película. Empieza con ese mensaje de una especie de autobúsqueda. Donde podemos, hasta en el peor de los casos, hallar buestro hueco en el mundo.

Gran trabajo de Shyamalan

Fascinante es cómo el director trabaja en su área de confort. Históricamente es un director de suspenso, y lo deja claro. Sus escenas claroscuras, sus tomas tan elocuentes como diferentes, son puntos que hacen que el visionado de El Protegido sea más atrapante.

Ni qué decir de los personajes. El entrañable «Glass» de Jackson alimenta gran parte de esa sensación de suspenso. Pero es justo decir que seguimos a David Dunn, un personaje tan profundamente humanizado, quien como cualquier otro, necesita hallar rumbo a su vida. Su tristeza se va alejando a medida que acude al llamado de acción, en una secuencia más que brutal de cómo construir en un espacio cerrado tanta atmósfera como si el universo se estuviera cayendo a pedazos.

Shyamalan acertó hace 19 años con un thriller que iba hasta lo más profundo de la psique superheroica, y lejos de ser un estudio aburrido o pretencioso, solo desveló una realidad clara. A veces, hasta de la forma menos pensada, cumplimos un rol en el mundo.

Calificación: 9,5/10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *