Fragmentado: El poder de la mente (y el dolor)

Esta sorprendente secuela de «El Protegido» retrata con menos tacto su tema central, pero está tan minada de buena acción y una interpretación brutal de James McAvoy son más que suficientes para dejarla en muy buena estima.

El Resurgir de Shyamalan

Tras fiascos con todas las letras de películas como El Último Maestro del Aire o Después de la Tierra, el hombre detrás de El Sexto Sentido o, justamente, de El Protegido, estaba perdido entre fracasos críticos y financieros. Decidió volver a lo más bajo y con su microexito de terror «La Visita», tuvo de vuelta el crédito para que pudiésemos esperar de él una gran película.

Esta, en efecto, llega. Fragmentado es la fascinante historia de cómo una persona no solo puede tomar muchas personalides, sino la complejidad que el asunto conlleva. James McAvoy se devora la escena en su más que aplaudible capacidad de agregar tantos rasgos como son posibles a sus versiones. Desde niños, hasta señoras malévolas, McAvoy no deja cabos sueltos mas sí un montón de momentos memorables.

El poder de la mente

Al igual que el resto de las películas de esta trilogía -hablando desde el conocimiento de la tercera parte-, existe un muy tratado subtexto. En esta ocasión, es la mente y su poder y su misterio lo que fascina a Shyamalan, quien por medio de la Dra. filtra las ideas centrales que reniarán y darán sentido a este, a priori, esquizofrénico secuestra adolescentes.

No es un simple elemento de tensión. El elenco femenino, con una gran Anya Taylor-Joy, son un gran punto de suspenso, pero su mensaje de sufrimiento y de pureza es otro punto a favor de Shyamalan. La historia se construye con solidez y no simples antojos decorativos.

Sí que una que otra charla o explicación pudo haberse cortado, pero mientras esta se entremezcla con los flashbacks ayuda mucho a mantener la incertidumbre, hasta que llega el gran tercer acto.

Llegados al punto de revelar todo lo cocinado, se desata el gran trabajo visual y narrativo de Shyamalan. Su toque de terror no falta para que todo su mensaje se destape una vez nos llevó al límite de los nervios.

Conclusión

En resumen, Shyamalan tejio un thriller de mucho seso, donde la trama, aunque solo un poco reiterativa por momentos, tiene a un actor de primera categoría guiándonos a los momentos más turbios a los que podemos ir gracias a la fuerza incuantificable de la mente.

Calificación: 9/10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *